Jueves, 19 del 9 de 2019
Entrar | Registrarse | 13382 poemas y 817 autores. ¡Envía otro! Un poema al diaen tu weben la web de google
sifuesepoeta.com
  • Modo de lista: Completa | Títulos | Primer verso
  • Ordenar:
  • Nº por página:
Web sifuesepoeta
SFP te recomienda:


volver a la lista


•
21. de sobre la ruptura
Ibn Hazm de Córdoba
¡A cuántas personas trato bien, no porque me agraden
ni me dejen de agradar, sino por una intención determinada!
El cariño que les muestro va dirigido a otro,
como los granos que se ponen en el cepo para cazar pájaros.

* * *

La alegría de mi corazón es para el elegido de mi alma,
aunque la alegría de mi sonrisa sea para quien quisiera ver lejos.
A veces, como medicina, hay que beber la repugnante coloquíntida
y dejar la pura miel que se prefiere.
Con violencia he de alejar mi alma del que quiero,
aunque al hacerlo sufra y me atormente.
¿Viste acaso que la escondida margarita o cualquier perla
se consiga sin sumergirse en el mar?
Aparto a mi alma de sus caminos naturales,
cuando sé que por otros he de obtener lo que deseo,
como Dios abrogó las leyes anteriores a la nuestra,
mudándolas por la que está más próxima y cercana de la salvación.
Me adapto a cada temperamento con la cualidad que conviene
-aunque mi verdadero carácter es la verdad y la probidad-,
como el agua toma el color de su vaso,
aunque en su origen el color del agua sea maravillosamente blanca.

* * *

Coloco a los que amo en el lugar de mis tendencias naturales
en las que está mi vida y de las cuales se teme la muerte.

* * *

Yo no soy de los que ablanda la afabilidad,
ni el desvío que muestro es indicio de lo que siento.
A veces quiero escapar de alguien interiormente;
pero por fuera le digo: «-Bienvenido seas.»
Yo vi lo que es la guerra, cuando crecen sus llamas,
y en cambio, en sus comienzos, era como una justa.
La piel de la jaspeada serpiente es como un bordado, y su color
es maravilloso; pero bajo el bordado está presta la ponzoña.
El brillo del sable es lo más extraordinario que puede verse;
pero, cuando se le blande, en él está la aguda muerte.
Yo pienso que el rebajamiento del alma es su gloria,
cuando por él consigue lo que desea.
El hombre humilla su faz hasta tocar el polvo,
para estar el día de mañana a seguro y honrado.
El rebajamiento que conduce a la gloria es mejor para el mancebo
que la gloria si ha de ir seguida de humillación.
Cuántas veces las buenas comidas acaban en miseria,
y, en cambio, al hambre sigue la prosperidad!
No sabe lo que es la gloria del alma quien antes no la ha rebajado,
ni saborea el gusto del reposo quien antes no se fatigó.
Llegar a un agua lejana, después de haber sufrido sed,
es más delicioso y más dulce que la bebida siempre posible.

* * *

Las criaturas de Dios que ves son todas distintas:
tú bebe lo bueno, si no te es dado lo mejor.
No te contentes con el agua turbia más que a la fuerza,
cuando sobre la tierra no hay otra aguada.
Pero al agua salobre no te acerques, porque no se traga,
y un hombre libre debe preferir la sed.

* * *

De lo que te da tu amada toma lo hacedero, y date por contento;
pero no te acongojes por quien se muestra duro,
porque nada puedes exigirle, ni tienes poder sobre él,
ni es, si te ves en apuro, tu padre ni tu madre.

* * *

No desesperes de nada que pueda conseguirse por astucia,
aunque sea recóndito, porque todo es remoto y difícil.
No te fíes de la tiniebla, porque luego sale la aurora,
ni te engañes con la luz, porque el sol también se pone.

* * *

Sé perseverante, porque el agua horada la roca
a fuerza de caer sobre ella.
Prosigue y no desmayes, y ten en mucho lo poco conseguido,
pues la llovizna no es abundante y, sin embargo, cala.
Si un hombre toma poco a poco un veneno acaba por alimentarle
y por darle una nutrición comprobada.

* * *

Recordé el amor de mi amiga, que era como
las huellas de Jawla en los pedregales de Tahmad.
En mi memoria el firme pacto de amor que hizo conmigo
brillaba como las incisiones del tatuaje en el dorso de la mano.

Me detuve, sin estar seguro de su retorno:
nadie me consolaba y lloré sin tregua hasta el alba.
Hasta que las gentes hicieron largos y frecuentes reproches,
diciendo: «-No perezcas de pena y ten valor.»

Las alternativas del enojo en mi amada son como
los barquichuelos en los charcos de Dad.
Pasa de la ruptura a la unión como un bajel,
al que los marineros ora guían torcido, ora derecho.

El tiempo distribuye los acuerdos y los enojos
como el que juega al «fi'āl» divide la tierra con la mano.
Simulando enfado, ella me sonríe,
luciendo dos collares, uno de perlas y otro de topacios.

* * *

Se da prisa por atravesarse en el camino
y se desvive por cortar los lazos del amor.
Pero ya nos va resultando pesado tanto remendar su cariño
porque mientras lo remendamos vuelve a desgarrarlo.

* * *

Déjate de romper adrede los lazos del amor
y aprieta bien las trabas de nuestra unión, ¡oh injusto!
Pues has de volver a la fuerza, quieras o no,
a lo que dijo el sabio alfaquí.

* * *

Tras la reprimenda, de seguro volverás a ser tan generoso
como antes fuiste reprensor, y aún más.
¡Cuántos días amanecen serenos
y a su final nos hacen oír tronadas!
Pero luego vuelve el buen tiempo a ser como antes,
y tú también esperamos que vuelvas.

* * *

También hago reproches a tu hermano
con dolidas palabras del que sólo oye.
Pero si las tinieblas cubren al sol,
¿qué habrá de pensar de la luna nueva?

* * *

No esperes nada de un inconstante.
Con el inconstante no se puede contar.
Deja el amor del inconstante:
es un préstamo que hay que devolver.

* * *

Me alejo de quien amo, y no por odio.
¡Maravíllate de un amante que se aleja!
Pero mis ojos no pueden mirar
el rostro de la gacela traidora.
La muerte es de gusto más dulce que un amor
que se ofrece al que va y al que viene.
En el corazón hay un fuego ardiente.
¡Maravíllate cómo el inquieto amante lo sufre!
Dios permitió en Su religión
que el cautivo simule apostasía ante el vencedor,
y declaró licita la infidelidad en peligro de muerte.
Así, a veces, el creyente te parece un infiel.

* * *

Tenía que pedir a la Fortuna una cosa,
que estaba en conjunción con el lejano planeta Júpiter.
La Fortuna, amablemente, la empujó
hasta dejarla cerca de mi vista.
Pero luego la alejó de mi, y fue como si
no hubiera surgido ni aparecido ante mis ojos.

* * *

Tanto se acercó mi esperanza, que alargué la mano
para cogerla; pero entonces se desvió y huyó hacia la Vía Láctea.
Cuando ya estaba seguro, me vi frustrado.
Lo que ya estaba conseguido huyó más lejos que Sirio.
Era envidiado, y me quedé envidioso;
era anhelado, y me quedé anhelante.
Así obra la Fortuna en sus idas y venidas.
Por eso el sabio no ha de fiarse de ella.

* * *

Tengo la desgracia de amar a una persona que, si le salvara la vida,
diría entonces: «-¡Ojalá estuviese en el sepulcro!»

* * *

No es culpa mía si al llevar mis bestias
a la aguada, mi suerte me arruina el retorno.
¿Qué culpa tiene el sol de la mañana
de que las vistas débiles no puedan mirarlo?

* * *

¡Qué fea la ruptura tras la unión
y qué bella la unión tras la ruptura!
Esto es como ser rico tras ser pobre;
aquello, como ser pobre tras ser rico.

* * *

Tu carácter suele tener dos fases,
y mi fortuna con respecto a ti tiene ahora dos aspectos.
Eres como Nu'mān en los tiempos antiguos,
pues Nu'mān tenía dos días:
el día de delicias, que era la felicidad de los hombres,
y el día de desgracia y enemistad.
Sólo que el día de tus favores es para otros,
y mi día contigo es sólo de aflicción y ruptura.
¿Acaso el amor que te tengo no es digno
de que lo recompenses tratándolo bien?

* * *

¡Oh tú en quien se enfilan todas las bellezas,
como se enfilan las perlas en el collar!
¿Por qué la muerte viene desde ti a herirme
adrede si es tu cara augurio de venturas?

* * *

Es la hora en que me despido de ti, o es la hora del Juicio?
¡Es la noche en que me alejo de ti, o es la noche de la Resurrección?
Tu ruptura ¿es el castigo del musulmán que muere
y espera encontrar más tarde a Dios, o es el tormento eterno de los infieles?

* * *

¡Dios bendiga los días y las noches que pasaron!
Nos parecían, al desplegarse, un nenúfar fragante,
cuyas blancas hojas eran los días bellos y esplendorosos,
y cuyo negro centro era la noche que acorta la vida.
En ellos nos divertíamos con la sociedad y la amistad.
Vinieron sin que nos diésemos cuenta y se fueron lo mismo.
Y les ha seguido un tiempo que parece, a no dudar,
la traición que sucede al bello pacto de amor.

* * *

No desesperes, alma, que tal vez vuelva nuestro tiempo
con una faz favorable y no adversa,
lo mismo que el Clemente hizo volver el reino a los Omeyas.
Refúgiate entre tanto en la resignación y la paciencia.

* * *

¿Acaso no gobierna el espíritu en nosotros cuanto
está cerca o lejos, a pesar de verse encerrado en las membranas del pecho?
Pues lo mismo nuestro tiempo es un cuerpo, y él es el espíritu del tiempo,
que gobierna cuanto hay en él. Si quieres, investígalo.

* * *

Todos los tributos y dones vienen a él,
y que los acepte llena a los hombres de gratitud.
Así sucede con los ríos de la tierra, que, aunque desborden
impetuosos, van a parar al abismo de la mar.

* * * * *



Lo envió: SFP
01/01/1970 01:01
Veces mostrado: 4728
Comentario:
Título: 21. de sobre la ruptura
Autor: Ibn Hazm de Córdoba Ver todos los poemas disponibles de este autor
Libro: DESCONOCIDO Ver todos los poemas disponibles de este libro
Fecha en que fue escrito: -
Idioma:


Votos:
La valoracion media actual de este poema es 3 (de 0 a 5), con un total de 55 votos
Y a ti, ¿te gusta?:



Comentarios




volver a la lista
Comparte esta página:

SFP está ideado como un lugar sin ánimo de lucro, con el objetivo de rendir homenaje a los poetas y hacer llegar sus palabras a un público general que cada vez tiende más a olvidar este indefenso arte, y permitir a otro público más concreto, los reales amantes de la poesía, conocer autores y obras que tal vez no conozcan, permitirles hacer sus aportaciones, y de una forma sencilla y cómoda mantenerles cerca de todo eso que no deberían perder. Todos los derechos de los textos pertenecen a sus autores. Todos los poemas han sido obtenidos de la red y son de dominio público, o han sido enviados por usuarios ajenos a la organización de SFP. Si alguien tiene derechos reservados sobre alguno de ellos y se considera perjudicado, por favor comuniquenoslo.
ver indice completo de poemas (todos, por orden de inserccion, mostrando numero de inserccion, autor y titulo, paginados de 100 en 100)
ver lista completa de poemas (esto podría tardar varios minutos en cargar. Entre aqui solo si está seguro de que es lo que necesita)
ir arriba | contacta