Lunes, 17 del 6 de 2019
Entrar | Registrarse | 13381 poemas y 817 autores. ¡Envía otro! Un poema al diaen tu weben la web de google
sifuesepoeta.com
  • Modo de lista: Completa | Títulos | Primer verso
  • Ordenar:
  • Nº por página:
Web sifuesepoeta
SFP te recomienda:


volver a la lista


•
24. de sobre la separación
Ibn Hazm de Córdoba
Veo su casa a todas horas y momentos,
pero quien en ella vive está oculto para mí.
¿Y de qué me sirve estar cerca de la casa
si hay un espía que acecha mi visita a sus moradores?
¡Ay de mí! Oigo el ruido del vecino,
y, sin embargo, sé que para mí la China está más próxima.
Soy como el sediento que ve el agua en el pozo
y no tiene manera de sacarla.
Ausente está mi amada, como el que está en la tumba
de quien no te separa más que la losa que la cubre.

* * *

¿Cuándo sanará esta alma afligida por la pasión
y se acercará la casa a cuyos moradores encubre la lejanía?
Conozco a una Hind, vecina de nuestra casa,
y la India está más cerca que esta Hind para el que la busca.
Mas, a pesar de todo, la vecindad es un alivio:
el sediento se conforta cuando se acerca a la aguada.

* * *

Te aguardan por el mundo bien sabidos caminos.
Vete, que la espada no es más que un peso hasta que deja la vaina.

* * *

Esta dolencia, cuya curación desafía al médico,
me llevará, sin duda, a la aguada de la muerte.
Pero contento estoy con caer víctima de su amor,
como quien bebe veneno desleído en un vino generoso.
¿Qué más quiere el Destino ? ¡Qué poca vergüenza tiene,
y con qué afán tiende a adueñarse de toda alma enamorada!
Mi suerte es como un Omeya que creyera que yo
ayudé a los Šī'íes contra 'Utmān.

* * *

Pienso que eres una vsión del Paraíso, que Dios concede
a aquel de sus amigos que es un piadoso asceta.

* * *

...para que yo enfríe con verte el ansia de mi amor,
cuyos ardores son los de una hoguera de tamarindo.

* * *

Maravíllate de unos accidentes que aparecen, sin individuo que los sostenga!
El firmamento giratorio es para mí como el aro de una sortija
que todo lo ciñe y en la que tú eres la piedra preciosa.

* * *

Tu belleza y hermosura no necesitan comparaciones,
como el sol de los cielos no necesita alhajas.
Me asombro de cómo mi alma no ha perecido por su ausencia,
siendo su esquivez mi sepultura y su pérdida el presagio de mi muerte,
y de cómo a mi cuerpo, delicado y frágil,
no lo ha derretido la áspera mano...

* * *

El encuentro tras la separación produce una alegría
como la de un agonizante que se cura;
un gozo que suspende las almas y hace revivir
a quien vio acercarse la muerte con la separación.
Pero en ocasiones es malaventura mortal,
y sus asaltos hacen perecer al que lo sufre.
Cuántas veces hemos visto que el agua que bebe con ansia el sediento,
siendo su vida, le produce la muerte!

* * *

Alargaste el tiempo de la separación, y cuando cesó
el tiempo de la ausencia, y estuvimos cerca, volviste a separarte.
Tu proximidad no fue más que un abrir y cerrar de ojos:
a ti retornó mi lejanía; a mí retornó mi angustia.
Así un extraviado en las sombras, cuando ha perdido la ruta,
ve brillar el relámpago en la tiniebla de la negra noche;
pero la ilusióon de que dure se desvanece pronto.
¡Ciertas esperanzas no son útiles ni de provecho!

* * *

Mis ojos se han refrescado con tu cercanía,
tanto como ardieron en los días que te celó la distancia.
A Dios vaya la paciencia y la resignación por lo pasado.
A Dios vaya la gratitud y la alabanza por lo que ahora decide.

* * *

Quisiera que quien está fuera de la tierra estuviese dentro,
y que quien está dentro, estuviese fuera;
que me hubiese muerto antes de esta calamidad que ha venido
a dejar en mis entrañas brasas de fuego;
que mi sangre hubiese lavado su cadáver
y que las costillas de mi pecho fuesen su sepulcro.

* * *

Vino la buena nueva cuando reinaba la desesperación,
y estaba el corazón en los siete terribles pisos (del infierno),
y vistió mis entrañas de verde (esperanza),
después de haber estado vestidas de luto.
La negrura de la pena se apartó de mí, como
se apartan las sombras ante la luz del sol.
Todo esto, aunque no espero otra unión que no sea
la de la firme lealtad con el antiguo afecto:
que, a veces, la nube es deseada, no por la lluvia,
sino por la fresca sombra que despliega.

* * *

Su hermosura puede suplir la de las flores,
como mi aliento puede suplir al fuego.

* * *

Caen postradas las flores ante su rostro,
rostro perfecto, donde nada sobra ni falta;
cálido, cuando el sol de la mañana está en Capricornio;
fresco y placentero, cuando el sol está en Leo.

* * *

Por vida mía que en nada aborrezco el día del adiós,
aunque rompa la unión de mi espíritu con mi cuerpo,
pues en él abracé a quien amo sin inquietud,
y antes, cuando se lo pedía, no era generoso.
¿No es maravilla, a pesar de sus lágrimas,
que el día de la unión envidie al de la partida?

* * *

El antiguo reproche cae por tierra y se borra,
cuando vienen aprisa y corriendo los ejércitos de la separación.
La separación ha espantado y asustado al desvío:
huyó y hoy nadie sabe dónde para.
Era como un lobo que devoraba a solas su presa
al que ahuyenta un león que sale del bosque.
Pero si la separación me ha alegrado por disipar la ruptura,
me ha afligido al alejar de mí al amado.
Es como la muerte que al principio da cierta paz,
a la que siguen luego la corrupción y la ruina.

* * *

Me concediste un amor que antes me negabas,
y me lo diste a manos llenas.
Pero en ese instante ya no tenía necesidad de él,
cuando, de dármelo antes, hubiera llegado a las entretelas del corazón.
De nada sirve la medicina cuando se está a la muerte,
y, en cambio, es útil quien da un remedio antes de la agonía.

* * *

Ahora que ha venido la separación, das generoso
un amor oculto de que antes te mostrabas avaro.
Con esto lo que haces es redoblar mi angustia.
¿Por qué, ay de mí, no lo hiciste antes?

* * *

Cuando la fortuna era acogedora, me dabas desvíos,
y hoy que la fortuna se desvía, me das buena acogida.
Me prefieres cuando ya no me sirve tu preferencia.
¿Por qué no hiciste lo mismo antes, cuando andabas retraído?

* * *

En toda separación que ocurre
no se pierde la esperanza.
No te des prisa en desalentarte:
quien no muere no se aleja.
Pero, cuando uno muere,
la desesperanza es firme.

* * *

Es perfecta y blanca como el sol cuando aparece.
Las demás doncellas no son, a su lado, más que luceros.
Su amor ha hecho volar mi corazón de su sitio,
y, después de posarse un instante, aún anda revoloteando.

* * *

Parece ahora que nunca me deleité con tus palabras,
de tan mágico hechizo sobre los corazones
y que jamás conseguí mis deseos, cuando
casi no les hacía caso de tanto complacerlos.

* * *

Me mostraban desvío siendo amigas;
juraban abandonarme y eran perjuras.

* * *

Paraos entrambos y preguntad a las ruinas dónde están sus antiguos moradores.
¿Es que el día y la noche, al pasar sobre ellos, los han consumido?
Todo está borrado, abandonado, desnudo.
Diríase que las moradas han desaparecido y se han tomado conceptos.

* * *

Me aconsejan: «-Vete y acaso olvidarás
y acabarás por desear el olvido.»
Les digo: «-Antes moriré que olvidar.
¿Quién beberá veneno como experiencia ?»

* * *

Su amor cautivó mi alma,
y su lejanía la hizo perecer.
El amor es como mi huésped
y mi alma es su sustento.

* * *

Un enamorado, en interés de su amor, adoptó la separación;
pero no es de los nuestros el que así huye de los que ama,
pues obra como un rico que hiciera vida de pobre
y que, por miedo de la pobreza, la sufriera de antemano.

* * *

¿Te acongojas porque sonó la hora de partir
y te afliges porque hay que arrear a los camellos?
En verdad, es tremenda tu desgracia
y duro tener que separarte de los que amas.

* * *

Mienten los que dicen que es
mortal alimentarse de ruptura:
no saben lo que es el ansia
cuando se empieza a cargar los fardos.
La separación si que es la que
trae la muerte, cuando llega.

* * *

No habrá para ti otro día como aquella mañana del «sí»,
en bellas contemplaciones y delicias.
Fue aquel día como la pepita de oro en un erial,
y el tino en la saeta errada, o el parir en la estéril.
Era la época en que el relámpago de la unión no anunciaba en vano lluvia
y en que el jardín del amor no estaba agotado,
a causa de la doncella cuyos pechos le dicen:
«-Adelante», y cuyas caderas le dicen: «-Atrás.»
Unos y otras tiran de ella a la inversa, y el rosa de su mejilla
es el sonrojo por este adelantarse y retrasarse.
Nada me ha herido más que aquellos ojos,
y nadie en el mundo más que ellos puede pretender curarme.
Pasa como con las víboras: sólo sus cuerpos mismos
pueden sanar la picadura del que mordieron.

* * *

Si ahora nos deja sedientos, antes nos dio mucho tiempo de beber;
si ahora nos aflige por ello, durante mucho tiempo nos alegró.

* * *

Ojalá volviese hoy a ver el cuervo!
Tal vez apartaría de mí vuestro apartamiento, que ya se prolonga.
Así dije; pero la noche dejó caer su velo,
jurando que no acabaría, y lo ha cumplido.
El lucero se quedó atónito en el horizonte celeste.
No caminaba ni, a causa de su perplejidad, se movía.
Pensarías que era alguien que había errado el camino, o un tímido azorado,
o un sospechoso amenazado, o un extenuado amante.

* * * * * 



Lo envió: SFP
01/01/1970 01:01
Veces mostrado: 4660
Comentario:
Título: 24. de sobre la separación
Autor: Ibn Hazm de Córdoba Ver todos los poemas disponibles de este autor
Libro: DESCONOCIDO Ver todos los poemas disponibles de este libro
Fecha en que fue escrito: -
Idioma:


Votos:
La valoracion media actual de este poema es 2 (de 0 a 5), con un total de 26 votos
Y a ti, ¿te gusta?:



Comentarios




volver a la lista
Comparte esta página:

SFP está ideado como un lugar sin ánimo de lucro, con el objetivo de rendir homenaje a los poetas y hacer llegar sus palabras a un público general que cada vez tiende más a olvidar este indefenso arte, y permitir a otro público más concreto, los reales amantes de la poesía, conocer autores y obras que tal vez no conozcan, permitirles hacer sus aportaciones, y de una forma sencilla y cómoda mantenerles cerca de todo eso que no deberían perder. Todos los derechos de los textos pertenecen a sus autores. Todos los poemas han sido obtenidos de la red y son de dominio público, o han sido enviados por usuarios ajenos a la organización de SFP. Si alguien tiene derechos reservados sobre alguno de ellos y se considera perjudicado, por favor comuniquenoslo.
ver indice completo de poemas (todos, por orden de inserccion, mostrando numero de inserccion, autor y titulo, paginados de 100 en 100)
ver lista completa de poemas (esto podría tardar varios minutos en cargar. Entre aqui solo si está seguro de que es lo que necesita)
ir arriba | contacta