Viernes, 18 del 1 de 2019
Entrar | Registrarse | 13381 poemas y 817 autores. ¡Envía otro! Un poema al diaen tu weben la web de google
sifuesepoeta.com
  • Modo de lista: Completa | Títulos | Primer verso
  • Ordenar:
  • Nº por página:
Web sifuesepoeta
SFP te recomienda:


volver a la lista


•
guardo luto por alguien a quien no he conocido
Luis Rosales
Como la ausencia es un cristal que no se empaña
estoy viendo tus ojos cuando cierro los míos.
Vienen desde el dolor
y continúan mirándome igual que siempre me miraron:
desde lo abierto de la herida,
y tienen un color de tabaco quemándose,
de tabaco con miedo,
y ahora estoy recordando que los ví de repente como se abre
       una grieta en la tierra.
Parecían una sala de hospital,
una sala vacía,
y me miraban ya con ese mandamiento que es igual que una
       esponja,
una esponja que ha enjugado el dolor muchas veces,
deletreándolo,
para que sus distintos elementos no vuelvan a reunirse
y ya nada en la vida nos pueda doler junto.

Y recuerdo también que aquella noche
-creo que era el 29 de septiembre-
tus palabras eran de lluvia,
y
sin embargo
en ellas pude ver hasta la sombra de tus huesos.
Y nada habría podido interrumpir aquel diálogo
en que me hacías vivir la primogenitura de la muerte
como si la quisieras compartir conmigo,
y tus ojos me miraban lavándome
el estupor a tientas que es la vida,
y por eso tal vez se hizo una luz extraña,
se hizo una luz que me hizo recordar
nuestra muerte contigua,
la muerte junta y grande que llenaba dos cuartos separados
       por un tabique de rasilla,
y se ha quedado quieta entre nosotros,
de una vez para siempre y para nunca.

Algo evadido nos unía:
era el olor que inundaba los cuartos,
los pasillos,
las paredes blancas y refractarias,
un olor ácido y adhesivo como un esparadrapo
que se pegaba a nuestros labios y hacía de cuando en cuando
       titilar nuestros ojos,
atándonos las manos y los años
con su lengua caliente
y su estertor.

Nada en la vida es gratuito;
lo que no se recuerda se acaba,
y para no acabarme
te voy a recordar que estábamos entonces en el Sanatorio
       Puerta de Hierro,
en la planta primera a la derecha,
viviendo cada cual una postrimería
en las habitaciones encristaladas que dan junto al jardín.
Yo velaba a un poeta,
un amigo indeleble que nunca había podido sostenerse a sí
       mismo,
que nunca tuvo manos,
y ya entonces, en marzo, sólo tenía un muñón de palabras
       agónicas:

-No sé como es igual lo diferente pero todo es lo mismo.
La poesía tiene cáncer. Hay palomas vividas
y no es eso, no es eso. Los hijos se disipan en la niebla.
Sólo quiero decirte que no me gusta despertar
y ya no voy a hacerlo. ¿Me comprendes?
Estoy siempre cayendo y el despertar hace más brusca la
       caída.
Ayúdame a morir un poco. Un poco nada más. Basta con
       que me oigas.
Sólo me queda Dios,
es como un perro que me lame y me limpia la vida y las
       palabras.
Cuando me calle puedes decir amén.
No interrumpas mi muerte. No necesito nada.


Allí en la habitación donde estábamos solos
oíamos siempre un mismo ruido,
un pequeño jadeo legitimado y horadante
que se ahondaba cada vez más,
y a fuerza de escucharlo
comenzamos a sentir el temor de que se interrumpiera con
       el alba.
Era un paso de viento entre hojas secas que llenaba la
       garganta arañándola,
y que alguien retenía con todo el cuerpo
como el fuego se ahoga cuando lo quieres apagar.
La frecuencia termina siendo amor,
y aquel sobrante de agonía,
aquella anhelación,
aquella tos que iba vaciando a un hombre,
hacían más ancha nuestra vida
y queríamos saber su procedencia,
su desdibujamiento en el rostro de alguien,
mientras lo estábamos escuchando
con esa suspensión, casi deshabitada, que se suele sentir
       cuando pasamos por un puente.
Una gota en el ojo borra el mundo
y aquel jadeo, fraternalmente indivisible, fue siendo poco a
       poco mi reloj de vivir,
mi huella medianera,
mi memoria nocturna,
y como lo que no se ve crece continuamente hasta
       manifestarse,
hoy es la punta de un taladro
que ha terminado por socavar mi corazón y el muro.

Esa muerte contigua que nos acompañaba sin conocernos
ha sido el arcoiris del dolor,
y me ha hecho guardar luto,
tienes que recordarlo,
tienes que recordar que yo he guardado un luto tuyo como
       si me vistiera con tu piel,
que yo he guardado luto queriendo acompañarte,
durante mucho tiempo,
durante mucha vida,
por un hombre que amabas y sólo he conocido mirándote a
       los ojos,
y viendo esa manera de esperar que me duele como una llaga,
como una llaga jovencísima y compartida
que hemos vivido juntos,
que hemos llevado entre los dos
y que quizás por ello,
amiga mía,
puedas seguirme encristalando el dolor de vivir.

9 y 10 de agosto de 1976



Lo envió: SFP
01/01/1970 01:01
Veces mostrado: 9798
Comentario:
Título: guardo luto por alguien a quien no he conocido
Autor: Luis Rosales Ver todos los poemas disponibles de este autor
Libro: DESCONOCIDO Ver todos los poemas disponibles de este libro
Fecha en que fue escrito: -
Idioma:


Votos:
La valoracion media actual de este poema es 3 (de 0 a 5), con un total de 19 votos
Y a ti, ¿te gusta?:



Comentarios




volver a la lista
Comparte esta página:

SFP está ideado como un lugar sin ánimo de lucro, con el objetivo de rendir homenaje a los poetas y hacer llegar sus palabras a un público general que cada vez tiende más a olvidar este indefenso arte, y permitir a otro público más concreto, los reales amantes de la poesía, conocer autores y obras que tal vez no conozcan, permitirles hacer sus aportaciones, y de una forma sencilla y cómoda mantenerles cerca de todo eso que no deberían perder. Todos los derechos de los textos pertenecen a sus autores. Todos los poemas han sido obtenidos de la red y son de dominio público, o han sido enviados por usuarios ajenos a la organización de SFP. Si alguien tiene derechos reservados sobre alguno de ellos y se considera perjudicado, por favor comuniquenoslo.
ver indice completo de poemas (todos, por orden de inserccion, mostrando numero de inserccion, autor y titulo, paginados de 100 en 100)
ver lista completa de poemas (esto podría tardar varios minutos en cargar. Entre aqui solo si está seguro de que es lo que necesita)
ir arriba | contacta