Miercoles, 19 del 6 de 2019
Entrar | Registrarse | 13381 poemas y 817 autores. ¡Envía otro! Un poema al diaen tu weben la web de google
sifuesepoeta.com
  • Modo de lista: Completa | Títulos | Primer verso
  • Ordenar:
  • Nº por página:
Web sifuesepoeta
SFP te recomienda:


volver a la lista


•
29. de sobre la fealdad del pecado
Ibn Hazm de Córdoba
Es una virgen a quien el Misericordioso hizo de luz,
y cuya belleza sobrepasa toda estimación.
Si el día del juicio y del sonar de la trompeta
mis hechos tuviesen tan bella figura,
sería el más feliz de todos los siervos de Dios
en el paraíso y en el trato de las vírgenes huríes.

* * *

No hagas que tu alma siga la pasión,
y deja de exponerte a los peligros.
Vivo está el Demonio, no ha muerto,
y el ojo es puerta de la tentación.

* * *

Al que me opone: «-Este pensamiento
te extravía más y más»,
le respondo: «-Déjate de censuras.
¿No está acaso vivo el Demonio?»

* * *

No eches culpa al que, en las tentaciones, obliga a su alma
a hacer lo que no gusta a los otros.
No acerques el espino seco a la llama,
porque si lo acercas saldrá fuego.
No pongas confianza en nadie.
¡Tod0, gentes y tiempos, anda corrompido!
Las mujeres han sido creadas para el macho,
como el macho, sin dudarlo, fue creado para ellas.
Cada especie desea su parigual:
no retires tus sospechas de nadie.
El honesto es aquel que, cuando lo apartas
del vicio, da muestras de laudable obediencia,
y deshonesto, aquel que, cuando lo estás domando,
se industria para escapar del cabestro.

* * *

La herida que me has hecho tiene cura, y no hay reproche.
La que es incurable es la herida del amor.
En medio de su tez blanca son los lunares
como nenúfares en un jardín de narcisos.
Cuántas veces aquel por cuyo amor me muero de tristeza
me dijo con palabras cortantes y despectivas,
cuando mis peticiones se hacían más apremiantes,
insistiendo unas veces y otras adulándolo:
«-¿No basta mi desvío para aplacar tu sed
y ahuyentar el deseo que te anda por el pecho?»
Yo le contestaba: «-Si así fuese, no habría,
entre los hombres dos vecinos enemigos.
Los ejércitos se miran uno a otro antes de reñir,
y luego la muerte abre entre ellos caminos de ruina».

* * *

Llegó la hora de la ignominia del mancebo.
Tapado estaba y se quedó al desnudo.
Antes no paraba de reírse, asombrado, de los amantes,
pero hasta los necios ahora se ríen de él.
Deja de censurar al enamorado ardiente y lleno de pasión,
que tiene la deshonra por una acción piadosa en la religión del amor.
Antes se esforzaba con denuedo en la ascética,
como si de su rigor procediese el de todo ermitaño.
Con su tintero y su libro, que nunca abandonaba,
corría tras el maestro de tradiciones por dondequiera que iba.
Pero ahora ha cambiado los negros cálamos por los dedos de un muchacho
que parecen fundidos o modelados de plata.
«-¡Oh tú que me censuras neciamente! -dijo-. No lo hagas,
que tú no has visto dos amantes cuando se unen el día de la cita.
Déjame que vaya a beber en los pozos.
Vete de aquí, que no quiero las albercas.
Si te retiras del amor, él se retirará de ti,
y si te ves un día abandonado, es porque abandonaste el amor.
No desates con la huida, los lazos del amor,
sino después de haber desatado manto y cinturón,
pues el reino de un sultán no lo es de veras
hasta que las postas con sus órdenes andan por los caminos.
No sin mucho frotar desaparece el orín
que recubre al hierro cuando lo funden.»

* * *

¡Oh tú que haces del honor de tus mujeres legítimas
red con que cazar crías de gacela!
Veo que la red se rompe y que no conseguiría
nada, sino la vileza de quedar con las manos vacías.

* * *

Prostituyó Abu Marwān a sus mujeres legítimas
para conseguir sus deseos de una sola cría de gacela.
Yo le censuraba el «consentimiento» en tan fea acción
y él me recitaba con cruda desvergüenza:
«-Pero logré mis deseos, aunque mis gentes
me injurian porque los he conseguido yo solo.»

* * *

Veo que que al-Chaziri, en lo que trae entre manos
no va derecho, y obra muy neciamente.
Anda haciendo compraventas con el honor;
cosas que -¡por tu suerte!- son harto confusas.
Coge un mim a trueque de un .
Es esto, por ventura, sentido común?
Cambia una tierra que alimenta tiernas yerbas
por otra rodeada de setos espinosos.
Pierde en su negocio el que compra
un sitio donde soplan los vientos por otro donde corren las aguas.

* * *

Sus amigos que se hallaban aquí ayer
no vinieron por la música, sino por fornicar.
Consiguieron su intento, y tú eres un asno
cargado de imbecilidad y tontería.

* * *

No hay duda que eres el hombre más cándido del mundo,
y el de mejor fe, intención y conciencia.
Pero despabílate, porque alguno de los que estaban ayer
haciéndonos la tertulia urdía cosas feas.
Advierte que no toda prosternación es plegaria
y que no ve todo el que tiene ojos en la cara.

* * *

Vino a mí, mientras el agua de la nube se desataba en el aire
como pura plata que se extiende al fundirse.
La media luna, entre las tinieblas, declinaba en su órbita,
¡Habla sobre un amante que consiguió lo inalcanzable!
Fue tal, que si me preguntases por ello
no podría responderte más que riendo.
Por la demasía de mi gozo, pienso que lo he soñado.
Maravíllate del que duda, estando seguro!

* * *

Viniste a mí cuando la media luna salía en el cielo
poco antes de que tocasen las campanas los cristianos,
como la ceja de un viejo, casi cubierta por las canas,
o como la curva delicada de la planta del pie.
Y entonces brilló en el horizonte el arco de Dios, vestido
de todos los colores, como la pluma de los pavones.

* * *

Me digo a mí mismo que hay cosas claras que no son nada
los hombres no son sino mortales e hijos de mortales.
Guarda tu alma de lo que la vicia, y desecha la pasión,
pues la pasión es llave de la puerta de los pecados.
Yo sé que los comienzos de la pasión son llanos y placenteros;
pero su fin es de sabor amargo y estrecho de pasar.
¿Qué es el placer del hombre si ha de seguirle la muerte,
aunque viva el doble que Noé hijo de Lamech?
No vayas tras una morada que ha de durar poco
y que nos anuncia su caducidad inminente.
Ahora bien: hay que dejarla cuando está en poder nuestro,
pues cuántos la dejan a la fuerza sin querer dejarla,
y el que deja las esperanzas cuando son becerrillas indómitas
no es como el que las deja con las ubres rebosantes.
El que se enfrenta con aquello que desea
a la vez con pasión ardiente y frío juicio,
es, entre los siervos de Dios, el más digno de la victoria a su lado
en el Jardín del Paraíso, sobre los altos tronos.
El que conoce con certeza la meta que persigue,
tiene por necedad lo que todos los hombres poseen,
y el que conoce al Misericordioso, no infringe su mandato
aunque le diesen todos los reinos del mundo.
El sendero del temor de Dios y la devoción es el mejor camino,
y el que lo sigue es avisado y buen caminante,
mientras quien se aparta de él no se ve libre de cuidados,
pues no lleva vida feliz quien no se domina.
¡Bienaventuradas las gentes que se dirigen hacia esta vereda,
con ánimo alegre y mansa condición!
Libres se ven del afán de sus almas y gozan a la vez
de la gloria de los sultanes y de la tranquilidad de los mendigos.
Como quieren viven; mueren como suspiran,
y consiguen en la mansión de la eternidad las más holgadas sedes.
Se niegan a obedecer a sus cuerpos en el placer,
guiados por una luz que desvanece y rasga las tinieblas del extravío.
Si no fuese por la guerra que les mueven sus cuerpos, estarías cierto de que
viven una vida como la de los ángeles.
¡Oh, Señor, anímalos, aumenta su virtud,
bendícelos, sálvalos, dondequiera que estén!
Esfuérzate, alma, no desmayes, proponte
lograr la alegría eterna que está más allá!
Si te fijas en el esfuerzo que pones en la pasión
comprenderás que la Verdad no es eso.
Dios ha dado a los hombres una Ley más clara
que el esplendor de las enlazadas constelaciones.
Por tanto, alma, esfuérzate en salvarte, y vete a fondo
como las espadas afiladas y cortantes.
Si las gentes usaran de su pensamiento en aquello
para lo que fueron creadas, ningún viviente reiría.

* * * * *



Lo envió: SFP
01/01/1970 01:01
Veces mostrado: 6117
Comentario:
Título: 29. de sobre la fealdad del pecado
Autor: Ibn Hazm de Córdoba Ver todos los poemas disponibles de este autor
Libro: DESCONOCIDO Ver todos los poemas disponibles de este libro
Fecha en que fue escrito: -
Idioma:


Votos:
La valoracion media actual de este poema es 3 (de 0 a 5), con un total de 52 votos
Y a ti, ¿te gusta?:



Comentarios




volver a la lista
Comparte esta página:

SFP está ideado como un lugar sin ánimo de lucro, con el objetivo de rendir homenaje a los poetas y hacer llegar sus palabras a un público general que cada vez tiende más a olvidar este indefenso arte, y permitir a otro público más concreto, los reales amantes de la poesía, conocer autores y obras que tal vez no conozcan, permitirles hacer sus aportaciones, y de una forma sencilla y cómoda mantenerles cerca de todo eso que no deberían perder. Todos los derechos de los textos pertenecen a sus autores. Todos los poemas han sido obtenidos de la red y son de dominio público, o han sido enviados por usuarios ajenos a la organización de SFP. Si alguien tiene derechos reservados sobre alguno de ellos y se considera perjudicado, por favor comuniquenoslo.
ver indice completo de poemas (todos, por orden de inserccion, mostrando numero de inserccion, autor y titulo, paginados de 100 en 100)
ver lista completa de poemas (esto podría tardar varios minutos en cargar. Entre aqui solo si está seguro de que es lo que necesita)
ir arriba | contacta