Domingo, 24 del 9 de 2017
Entrar | Registrarse | 13365 poemas y 817 autores. ¡Envía otro! Un poema al diaen tu weben la web de google
sifuesepoeta.com
  • Modo de lista: Completa | Títulos | Primer verso
  • Ordenar:
  • Nº por página:
Web sifuesepoeta
SFP te recomienda:

Poema del día

•
Blas de Otero
No vengas ahora. (No vengas ahora,
aunque es de noche.)
Huye.
Hay días malos, días que crecen
en un charco de lágrimas.

Escóndete en tu cuarto y cierra la puerta y haz
                                             un nudo en la llave,
y mírate desnuda en el espejo, como
en un charco de lágrimas.

A la orilla del mar me persigue tu boca
y retumban tus pechos y tus muslos me mojan
                                                              las manos,
en un charco de lágrimas.

Me acuerdo que una vez me mordiste los ojos.
Se te llenó la boca de pus y hiel; pisabas
en un charco de lágrimas.

Despréciame. Imagíname convertido en una rata gris,
sucia, babeante,
en un charco de lágrimas...



Lo envió: SFP
01/01/1970 01:01
Veces mostrado: 3851
Comentario:
Título: no vengas ahora... Ver poema "no vengas ahora..." completo (en nueva ventana)
Autor: Blas de Otero Ver todos los poemas disponibles de este autor
Libro: DESCONOCIDO Ver todos los poemas disponibles de este libro
Fecha en que fue escrito: -
Idioma:




Listado de poemas

•
Enrique Jaramillo Levi
I
Como pechos violentos desbocados
hacia manos disponibles, temblorosas;
hacia labios cuyo asedio ya no es necesario.

Como risas desatadas por las noches
cuando llueve y corriendo por las calles
destilamos efímera alegría.

Como flores contráctiles extrañas
halladas de repente
donde uno menos las espera
-¿en el fondo de un sueño?-
y su presencia nos seduce
aún al despertar.

Como sendas que nos llevan
a sitios impensados
en donde ocurren hechos
ajenos a nosotros,
pero ya no deseamos regresar
o no nos dejan.
Como soltamos las amarras,
el pelo, las ropas asfixiantes,
los deberes que se asumen por costumbre
cuando anochece una mañana
o al mediodía caen pájaros gorjeando calamares
desde un cielo enrarecido de presagios.
Así son los extravíos de esta historia
que me teje a su antojo
y me despeña
de mí mismo
cuando encuentro tan cambiado
aquel rostro del espejo,
las viejas fortalezas
del espíritu.

II
No hay secreto sin destino.
y sin embargo me contemplo otro
al perderme en el temblor de líneas
no siempre paralelas,
más bien convergentes,
que apuntan hacia un final
en cuyo vértice
-incógnita abierta-
puede esperar cualquier cosa:
Dios, la tragedia,
la nada sin fisuras
o una pequeñísima gota
de plenitud
en tus brazos.



Lo envió: SFP
01/01/1970 01:01
Veces mostrado: 3362
Título: extravíos Ver poema "no vengas ahora..." completo (en nueva ventana)
Autor: Enrique Jaramillo Levi Ver todos los poemas disponibles de este autor
Libro: DESCONOCIDO
Fecha en que fue escrito: -
Idioma:


•
Pablobombe
El peso en la balanza vaciló,
el sol se perdió, no logro la mañana,
poco a poco se cegó en la oscuridad,
tu luna no alcanzo a llenar.
Se seco el frío de la montaña
y el agua que brotaba de tus manos
no vertió más sus gotas saladas
sobre lo basto que debía cubrir mi mar.

No alcanzo el amor que se tienen
el verano y el invierno en primavera,
ni las cuatro huellas en la arena
duraron más de lo que dura el viento en borrarlas;
Algunos habitantes de las islas están contentos
de eso no hay duda alguna,
la llena de mi mar volvió a aplazar su llegada.

Las mareas se apaciguan a sus horas,
este año no habrá creciente, ni el que sigue.
No alcanzaron las palabras
escritas en absurdas poesías
que hablaban de futuros ya pasados,
de sin sabores aliviados
y cadenas sin eslabón alguno
que detuviese a las bestias de la furia,
del orgullo, del ocaso de la paz
cuando al olvido le da por regresar
borracho de madrugada
abrazado de la soledad.

La aurora no brillo mas en las tardes
en las que el corazón se siente amplio,
lleno de vida y de belleza, narciso, confuso;
No hubieron mas estrellas veladoras,
ni corbatas de colores sobre el pasto,
no hubo mas sangre que la que se derramo
por completo sobre el asfalto, sobre la duda,
sobre los kilómetros de distancia que tienen
los sueños escondidos de la realidad.

No alcanzo el brillo de tu Luna,
no alcanzo la inmensidad de mi mar,
no alcanzaron los faros en la playa
que nos marcaban el camino
hacia el regreso, hacia el detente
de un incienso que no enciende,
que no huele, de un viernes que no es luto.




No alcanzaron las noches
empapadas de sudor de los amantes,
ni las risas de antes, ni los porqués de hoy;
Y cuando por fin la mañana asomaba
su pava incandescente, no alcanzo para mas.



Lo envió: Pablobombe
13/09/2012 02:09
Veces mostrado: 2244
Título: Ni tu luna, ni mi mar Ver poema "no vengas ahora..." completo (en nueva ventana)
Autor: Pablobombe Ver todos los poemas disponibles de este autor
Libro: DESCONOCIDO
Fecha en que fue escrito: -
Idioma: Español


•
William Wordsworth
de «la excursión». libro ii
UN solo paso, que me libertó de los límites
de aquel ciego vapor, abrió a mis ojos
un tan vivo esplendor como no viera nunca
el despierto sentido ni el alma en sus ensueños.
Fué la visión, de pronto desplegada,
una inmensa ciudad; se hubiera dicho
gran selva de edificios, hacia lo hondo
retirada de algún ilimitado abismo,
naufragando entre glorias, ya sin fin.
Fábricas parecían de diamantes y oro,
cúpulas de alabastro y argénteas agujas
y encendidas terrazas sobre terrazas, hacia
lo alto; aquí, apacibles, brillantes pabellones,
en avenidas; torres, allí, adornadas
de almenas, que en sus frentes incansables
sostenían los astros, luciente pedrería.
La terrestre natura labraba aquel efecto
con la oscura materia de la borrasca, ya
apaciguada. En ella y en las cavernas y
en las faldas abruptas y en cresterías, donde
se habían los vapores retirado, fijando
su estancia bajo aquel cerúleo cielo.
¡Visión no imaginada! Nubes, nieblas,
arroyos, peñas húmedas y hierba de esmeralda,
nubes de cien colores y rocas y zafiro
de cielo: confundido, mezclado, en mutuo ardor,
fundido todo y componiendo,
todo en todo perdido, el asombroso adorno
de templo y ciudadela y palacio, y la ingente
y fantástica pompa de vagos edificios,
envueltos como en lana, en vastos pliegues...

Versión de Màrie Montand



Lo envió: SFP
01/01/1970 01:01
Veces mostrado: 6426
Título: cielo tras la borrasca Ver poema "no vengas ahora..." completo (en nueva ventana)
Autor: William Wordsworth Ver todos los poemas disponibles de este autor
Libro: DESCONOCIDO
Fecha en que fue escrito: -
Idioma:




•
Paco Benítez Aguilar
A Pepita, mi hermana y compañera de juegos infantiles
Camisola gris y camisa blanca.

En la altiplanicie diáfana y blanca
De su inmensa calva
Ponía yo mis manos cuando acariciaba
A mi viejo abuelo, en la silla de enea
Junto a la escalera de la antigua casa.
Sus ojos azules, secos ya de lágrimas
Me miraban limpios, ya casi de nácar.
Y a mis cortos años buscaba en su oreja
Un pelo travieso, mientras él liaba
Tabaco de Cuba, tal vez de Canarias,
Que sacaba lento, como pasa el tiempo,
Desde su petaca.
¡Que cierres los ojos, que no duele nada!
Y él los cerraba, aguantaba un poco, soltaba un lamento
y yo me reía siempre a carcajadas.
Camisola gris y camisa blanca.
Cuéntame de abuela, que yo no sé nada.
¿Abuela? ¿Abuela? Si ya te conté...
Anda, abuelo, dime, que ya lo olvidé.
Y esquivando siempre mi atenta mirada
Se rascaba un poco, se ponía la gorra,
Cubría su calva, frotaba sus manos,
Tosía, murmuraba.
¿De la abuela? ¿De la abuela quieres que te hable?
Si, abuelo, anda!
Y mi abuelo se perdía en el tiempo
Buscaba y buscaba aquellos momentos
Que le transformaban su tez dolorida,
De arrugas, de años y surcos marcada
En rostro de niño que jugueteaba con su enamorada.
Camisola gris y camisa blanca.
Un día se fue, sin decirme nada…
¿Abuelo, con quien?
El abuelo entonces cambió la mirada
Se quitó la gorra, sin decir palabra
Miró con desprecio a la torre más alta
Y sin poder contener la última lágrima
Fue surcando ésta de arruga en arruga
Todo el territorio de su triste cara.
Yo también miré a la torre más alta
Y sólo le dije ¿Fue Él?
Asintió en silencio y balbuceando
Unas cuantas palabras, me dijo entre llantos
¡Lo que yo más siento es que no me llevara!



Lo envió: PacoBenitez
20/07/2009 07:07
Veces mostrado: 2672
Título: Camisola gris y camisa blanca Ver poema "no vengas ahora..." completo (en nueva ventana)
Autor: Paco Benítez Aguilar Ver todos los poemas disponibles de este autor
Libro: Carne de Identidad
Fecha en que fue escrito: 18-07-2009
Idioma: Español


•
Giovanni Quessep
El hombre solo habita
Una orilla lejana
Mira la tarde gris cayendo
Mira las hojas blancas

Rostro perdido del amor
Apenas canta y mueve
La rueda del azar
Que lo acerca a la muerte

Extranjero de todo
La dicha lo maldice
El hombre solo a solas habla
De un reino que no existe



Lo envió: SFP
01/01/1970 01:01
Veces mostrado: 3612
Título: cercanía de la muerte Ver poema "no vengas ahora..." completo (en nueva ventana)
Autor: Giovanni Quessep Ver todos los poemas disponibles de este autor
Libro: DESCONOCIDO
Fecha en que fue escrito: -
Idioma:


•
Leopoldo Panero
¡Cómo apagas mi sed
con tu humildad! ¡Tu mano
estremece en mi pecho
la sombra del dolor, igual que un pájaro
entre las ramas verdes, junto al cielo!
¡Cómo traes a mis labios
con tu humildad la luz sobre tu frente
lo mismo que la nieve sobre el campo,
y me apagas la sed de haber llorado
de humildad, al tenerte,
dormida, como un niño, entre mis brazos!



Lo envió: SFP
01/01/1970 01:01
Veces mostrado: 3453
Título: canción con tu humildad Ver poema "no vengas ahora..." completo (en nueva ventana)
Autor: Leopoldo Panero Ver todos los poemas disponibles de este autor
Libro: DESCONOCIDO
Fecha en que fue escrito: -
Idioma:


•
Francisco Brines
¿Es que, acaso, estimáis que por creer
en la inmortalidad,
os tendrá que ser dada?
Es obra de la fe, del egoísmo
o la desolación.
Y si existe, no importa no haber creído en ella:
respuestas ignorantes son todas las humanas
si a la muerte interroga.

Seguid con vuestros ritos fastuosos, ofrendas a los dioses,
o grandes monumentos funerarios,
las cálidas plegarias, vuestra esperanza ciega.
O aceptad el vacío que vendrá,
en donde ni siquiera soplará un viento estéril.
Lo que habrá de venir será de todos,
pues no hay merecimiento en el nacer
y nada justifica nuestra muerte.

"Aún no" 1971



Lo envió: SFP
01/01/1970 01:01
Veces mostrado: 3732
Título: alocución pagana Ver poema "no vengas ahora..." completo (en nueva ventana)
Autor: Francisco Brines Ver todos los poemas disponibles de este autor
Libro: DESCONOCIDO
Fecha en que fue escrito: -
Idioma:



Encontrados 13365. Mostrando del 1 al 7Página: 1/1910.

Comparte esta página:

SFP está ideado como un lugar sin ánimo de lucro, con el objetivo de rendir homenaje a los poetas y hacer llegar sus palabras a un público general que cada vez tiende más a olvidar este indefenso arte, y permitir a otro público más concreto, los reales amantes de la poesía, conocer autores y obras que tal vez no conozcan, permitirles hacer sus aportaciones, y de una forma sencilla y cómoda mantenerles cerca de todo eso que no deberían perder. Todos los derechos de los textos pertenecen a sus autores. Todos los poemas han sido obtenidos de la red y son de dominio público, o han sido enviados por usuarios ajenos a la organización de SFP. Si alguien tiene derechos reservados sobre alguno de ellos y se considera perjudicado, por favor comuniquenoslo.
ver indice completo de poemas (todos, por orden de inserccion, mostrando numero de inserccion, autor y titulo, paginados de 100 en 100)
ver lista completa de poemas (esto podría tardar varios minutos en cargar. Entre aqui solo si está seguro de que es lo que necesita)
ir arriba | contacta