Jueves, 23 del 10 de 2014
Entrar | Registrarse | 13273 poemas y 808 autores. ¡Envía otro! Un poema al diaen tu weben la web de google
sifuesepoeta.com
  • Modo de lista: Completa | Títulos | Primer verso
  • Ordenar:
  • Nº por página:
Web sifuesepoeta
SFP te recomienda:

Poema del día

•
FERNEY MONROY
Me perderé en el bosque de pinos y abetos;
De cicatrices, de cortezas y de resina,
De hojas secas y caídas, como lágrimas de tiempo,
Como huella de sal en la arena;
me quedaré en el olvido y las olas borraran mi nombre
y el viento se llevara mi voz;

Me tragará la montaña como el perro de la ruana,
y la noche será mi verdugo
apagando mi luz con fría tormenta;

Me ahogaré en mares de olvido,
de recuerdos de sueños no cumplidos;
Seré fotografía de infancia guardada en libro de secundaria,
junto a la nota y el te quiero en un corazón de crayones, de torpes garabatos sajado por una flecha;

Seré el recuerdo de temblor en las rodillas,
del primer beso, de parque secreto,
de cómplices amigos celestinos perfectos
en noches de carcajadas y juegos y regalos de luna,
y promesas de tiempo no cumplidas.

Me convertiré en la estatua de la plaza,
con los días y la noche
y ojos de grises pupilas y el mendigo,
que solo existe en la mirada
y el desprecio de los que odian mirar dentro de si mismos.

Derramaré mis lagrimas de copas y nostalgias,
de historias de por siempres en pasados,
sin finales felices y reales y crueles y finitos;

Partiré como los barcos,
cargados de soledades,
melancolías y recuerdos de tristezas, en océanos de olvido y consuelo.

Como el perro andariego vagaré por las calles,
de viejos edificios y memorias de victorias y derrotas,
cargadas de grises sueños,
perdidos los afanes de la ciega vida, de vana existencia,
y tiempos gastados en días sin semillas ni huellas.

Beberé del vino mezclado con mis lagrimas,
y me perderé en recuerdos embriagados y nublados,
de pasiones y sonrisas y caricias perdidas,
en los días que no volvieron.

Escribiré esta historia
Hasta que mi sangre sea tinta y mis manos temblorosas callen mi voz,
escribiré esta historia hasta convertirme en cenizas
Escribiré esta historia hasta convertirme en olvido.



Lo envió: ALLALONE
07/03/2009 02:03
Veces mostrado: 2618
Comentario:
NUNCA ME SENTI TAN SOLO COMO CUANDO VI DENTRO DE MIS PROPIOS OJOS...
Título: PLVIDO Ver poema "PLVIDO" completo (en nueva ventana)
Autor: FERNEY MONROY Ver todos los poemas disponibles de este autor
Libro: DESCONOCIDO Ver todos los poemas disponibles de este libro
Fecha en que fue escrito: 03-08-2008
Idioma: Español




Listado de poemas

•
Leopoldo Marechal
Te propongo, con ánimo docente,
Varias definiciones de tu cuerpo.

La viajera: “Es un traje de turismo,
entre los muchos que ha de usar tu ser
cumpliendo su moción helicoidal”.

La tenebrosa: “Es el cajón de muerte
o el ataúd grosero en que tu alma
yace y espera su liberación”.

La hotelera: “Tu cuerpo es una casa
que has de habitar un día y una noche”.

La fabril: “Es un útil de trabajo,
una herramienta noble (martillo, escoplo, arado)
con que realiza el alma sus oficios terrestres”.

Sea un útil o un traje, sea chalet o féretro,
cuidarás ese poco de tierra necesaria.
Ni adores a tu cuerpo ni le des latigazos:
es un buey de ojos tristes, pero muy obediente
si no lo abruma el yugo, ni le sobra la alfalfa.

 


 





Lo envió: SFP
01/01/1970 01:01
Veces mostrado: 1882
Título: definiciones Ver poema "PLVIDO" completo (en nueva ventana)
Autor: Leopoldo Marechal Ver todos los poemas disponibles de este autor
Libro: DESCONOCIDO
Fecha en que fue escrito: -
Idioma:


•
Ángel Augier
Esta flor mía, viva luz sin reflejo,
ahogada en ella misma,
bebiéndose a mi sombra su más íntima savia,
su perfume más puro,
sintiendo en cada pétalo, la clausura del aire
y el secuestro del agua, de la nube, del árbol...

Esta flor mía, encendida, consumiéndose sola,
muerta en su propia música,
apretada en su tallo, quebrado ya de angustia;
quemándose a sí misma,
en tanto que la tierra desnuda su ternura
y es más ancha la vida,
                                        y el canto,
                                                          y la mañana...



Lo envió: SFP
01/01/1970 01:01
Veces mostrado: 1890
Título: ansiedad Ver poema "PLVIDO" completo (en nueva ventana)
Autor: Ángel Augier Ver todos los poemas disponibles de este autor
Libro: DESCONOCIDO
Fecha en que fue escrito: -
Idioma:


•
Constantine Cavafy - Konstantinus Kafavis
Como hermosos cuerpos que murieron jóvenes
y  fueron sepultados, con lágrimas, en rico mausoleo,
coronados de rosas y con jazmines en los pies,
así son los deseos que pasaron sin realización;
sin que ninguno sobreviviera una noche
de sensual deleite o una mañana de plenilunio

Versión de Eduardo López



Lo envió: SFP
01/01/1970 01:01
Veces mostrado: 1956
Título: deseos Ver poema "PLVIDO" completo (en nueva ventana)
Autor: Constantine Cavafy - Konstantinus Kafavis Ver todos los poemas disponibles de este autor
Libro: DESCONOCIDO
Fecha en que fue escrito: -
Idioma:




•
Manuel Magallanes Moure
A la caída del sol,
por la playa inmensa y sola,
de frente al viento marino
nuestros caballos galopan.

Es el horizonte de oro,
oro es la mar y oro arrojan
los cascos de los caballos
al chapotear en las olas.

En blancos grupos contemplan
caer el sol las gaviotas;
mas, al acercarnos, vuelan
en bandadas tumultuosas.

Pesadamente se alejan
sobre las revueltas olas
y abátense a la distancia
trazando una curva airosa.

Alcance pronto les damos
y ellas, de nuevo en derrota,
a volar, siempre adelante,
por sobre la mar sonora.

Por la arena húmeda y firme
nuestros caballos galopan.
Al fuerte viento marino
cabelleras y almas flotan.

A la caída del sol,
en la playa inmensa y sola
tu alma se entregó a mi lama,
tu boca se dio a mi boca.

No se sabe de qué hablar
cuando la emoción es honda.
por la orilla de la mar
nuestros caballos galopan.



Lo envió: SFP
01/01/1970 01:01
Veces mostrado: 1967
Título: por la orilla del mar Ver poema "PLVIDO" completo (en nueva ventana)
Autor: Manuel Magallanes Moure Ver todos los poemas disponibles de este autor
Libro: DESCONOCIDO
Fecha en que fue escrito: -
Idioma:


•
Charles Baudelaire
¡Cuán penetrante es el final del día en otoño! ¡Ay! ¡Penetrante hasta el dolor! Pues
hay en él ciertas sensaciones deliciosas, no por vagas menos intensas; y no hay punta
más acerada que la de lo infinito.
¡Delicia grande la de ahogar la mirada en lo inmenso del cielo y del mar! ¡Soledad,
silencio, castidad incomparable de lo cerúleo! Una vela chica, temblorosa en el
horizonte, imitadora, en su pequeñez y aislamiento,
de mi existencia irremediable, melodía monótona de la marejada, todo eso que piensa por
mí, o yo por ello -ya que en la grandeza de la divagación el yo presto se pierde-;
piensa, digo, pero musical y pintorescamente, sin
argucias, sin silogismos, sin deducciones.
Tales pensamientos, no obstante, ya salgan de mí, ya surjan de las cosas, presto cobran
demasiada intensidad.
La energía en el placer crea malestar y sufrimiento positivo. Mis nervios, harto
tirantes, no dan más que vibraciones chillonas, dolorosas.
Y ahora la profundidad del cielo me consterna; me exaspera su limpidez. La insensibilidad
del mar, lo inmutable del espectáculo me subleva... ¡Ay! ¿Es fuerza eternamente sufrir,
o huir de lo bello eternamente? ¡Naturaleza encantadora, despiadada, rival siempre
victoriosa, déjame! ¡No tientes más a mis deseos y a mi orgullo! El estudio de la
belleza es un duelo en que el artista da gritos de terror antes de caer vencido.



Lo envió: SFP
01/01/1970 01:01
Veces mostrado: 3342
Título: el «yo pecador» del artista Ver poema "PLVIDO" completo (en nueva ventana)
Autor: Charles Baudelaire Ver todos los poemas disponibles de este autor
Libro: DESCONOCIDO
Fecha en que fue escrito: -
Idioma:


•
Jorge Enrique Adoum
Aves corola que deshoja sin preguntar el viento
" -... vinieron en la noche, derribaron la puerta..."
por sus propios colores perseguidas
" -... hirieron al hermano y quemaron los libros..."
con las alas mojadas en estanques de altura
"-...  bajaron a registrar hasta abajo del suelo..."
flechas del paraíso clavadas a su aliento
"-...  rompieron los retratos, desgarraron mis ropas..."
las lineales celosas ahogadas del aire
"-...  entre caballos se llevaron al marido..."
otoños en exilio forasteras del tiempo
"-...  le colgaron de los dedos quebrándole las manos..."
guareciendo su pluma en bodas de algodones
"-...  le han dejado con los pies en agua helada..."
amor que se adormece en la ola del vuelo
"-...  ha muerto y lo enterraron no sé en dónde..."
con burbujas de nube entre los remos
"-...  hoy se llevaron ya hasta a los niños."

Yo quería añadir: Su orden de aluminio...
Pero no puedo, pero no me dejan
y no quiero y me callo.
Tal vez matarlos es ahora el poema más puro.

De "Yo me fui con tu nombre por la tierra" 1964



Lo envió: SFP
01/01/1970 01:01
Veces mostrado: 2480
Título: poética a dos voces Ver poema "PLVIDO" completo (en nueva ventana)
Autor: Jorge Enrique Adoum Ver todos los poemas disponibles de este autor
Libro: DESCONOCIDO
Fecha en que fue escrito: -
Idioma:


•
Carlos Barral
y base de notar; que estas cosas son aora muy a la postre,
despues de todas las visiones, y revelaciones que escrivire,
y del tiempo que solía tener oración, a donde el señor me
dava muy grandes gustos y regalos.
Preferiría ahora imaginar
que te soñaba como un robot
metálico o como un antiguo caminante
hecho de humanidades o de audacia.
Pero a la primera juventud es propia
una ternura sin reservas,
y luego... la tradición más inmediata...

Te invocaba según un largo rito,
torturándome hacia los pormenores de tu imagen.
Tocaba los objetos, te buscaba
revolviendo memoria.
Después, con los brazos en cruz, sobre la cama,
pasaba tiempo y tiempo.
                                           Conocía
que estabas por un dulce cansancio
y entonces me tendía sin mirarte,
sabiéndote allí cerca,
y te contaba mis deseos:

-Haz que el año que viene... Que otro día...
Haz que la chica que encontré el domingo
(o si prefieres aunque sea otra)...
Haz que yo pueda ser... Y, sobre todo...

Tu presencia asentía a cada cosa,
tu blanco estar allí, tu inabordable
reino, transfigurando el sueño en lejanías:
el suave chasquido con que hiende
el tajamar las ondas
o unas ramas de abeto iluminadas,
flotando como un astro en el azul inmóvil.

Cada cita nocturna, cada encuentro
rescataba una parte del vivir diario:
los muros del colegio, los siniestros pasillos o las voces
de la mesa familiar cuando se hablaba de dinero
y además los pecados,
la vergonzosa marca del sexo
y el duermevela de las imaginaciones.

En las horas vacías, por el día,
a veces te ofrecías como un premio
fugaz, pasabas un instante
rozándome, en medio del silencio cargado del estudio,
como un soplo de aire que se dibuja sobre el agua
quieta,
o en las veladas tristes, en familia,
junto a la radio tonante,
o cuando la humillación me acaloraba.

Mas luego nuestro amor, según el tiempo
pasaba por la boca de los que te adulan,
se fue haciendo difícil, nuestras noches
de vez en vez más raras.
Comenzó a incomodarme
la sociedad de tus amigos, la dudosa
verdad de tus quehaceres...

Lo sé. No fue tan simple.
Sé que un día
mutilé la costumbre, sentí un poco
de rubor (la redujimos,
a lo más perentorio)...

¡Qué rápidas visitas en los últimos meses!
Y aprendía
a ver el mundo sin ti,
a llenar tu vacío con las cosas.

No recuerdo
exactamente cómo terminó.
Más tarde
me parecía un sueño nuestra historia.



Lo envió: SFP
01/01/1970 01:01
Veces mostrado: 4083
Título: le asocio a mis preocupaciones Ver poema "PLVIDO" completo (en nueva ventana)
Autor: Carlos Barral Ver todos los poemas disponibles de este autor
Libro: DESCONOCIDO
Fecha en que fue escrito: -
Idioma:



Encontrados 13273. Mostrando del 1 al 7Página: 1/1897.

Comparte esta página:

SFP está ideado como un lugar sin ánimo de lucro, con el objetivo de rendir homenaje a los poetas y hacer llegar sus palabras a un público general que cada vez tiende más a olvidar este indefenso arte, y permitir a otro público más concreto, los reales amantes de la poesía, conocer autores y obras que tal vez no conozcan, permitirles hacer sus aportaciones, y de una forma sencilla y cómoda mantenerles cerca de todo eso que no deberían perder. Todos los derechos de los textos pertenecen a sus autores. Todos los poemas han sido obtenidos de la red y son de dominio público, o han sido enviados por usuarios ajenos a la organización de SFP. Si alguien tiene derechos reservados sobre alguno de ellos y se considera perjudicado, por favor comuniquenoslo.
ver indice completo de poemas (todos, por orden de inserccion, mostrando numero de inserccion, autor y titulo, paginados de 100 en 100)
ver lista completa de poemas (esto podría tardar varios minutos en cargar. Entre aqui solo si está seguro de que es lo que necesita)
ir arriba | contacta